martes

DENISE DE KALAFE/AMANDOTE

No, no sé por qué razón
lograste convencer
mi corazón herido, cautivo,
no, no sé cómo empezó
llegaste así, no más,
como un ladrón furtivo, bandido,
y yo que me negué a querer
por ti caí,
y yo que hasta por Dios juré,
no lo cumplí
y heme aquí otra vez amándote
Como nunca, como a nadie, amándote
como amiga, como amante, amándote
como un rayo imparable amándote,
como lo inevitable amándote.
Como un sueño que renace amándote
con la fuerza de los mares amándote,
y a pesar de lo que pase amándote,
como fuego que me arde amándote.
No, no sé por qué razón
lograste convencer
mi corazón herido, cautivo,
no, no sé cómo empezó
llegaste así, no más,
como un ladrón furtivo, bandido,
y yo que me negué a querer
por ti caí,
y yo que hasta por Dios juré,
no lo cumplí
y heme aquí otra vez amándote
Como nunca, como a nadie, amándote
como amiga, como amante, amándote
como un rayo imparable amándote,
como lo inevitable amándote.
Como un sueño que renace amándote
con la fuerza de los mares amándote,
y a pesar de lo que pase amándote,
como fuego que me arde amándote.
Como nunca, como a nadie, amándote
como amiga, como amante, amándote
como un rayo imparable amándote,
como lo inevitable amándote.
Como un sueño que renace amándote
con la fuerza de los mares amándote,
y a pesar de lo que pase amándote,
como fuego que me arde amándote.