domingo

GIGLIOLA CINQUETTI/FATALIDAD

No tener ya veinte años
y saber lo que es la vida
hasta el fondo de una copa de champán,
y decir un día ¡basta!
y subir a un tren cualquiera
sin querer saber siquiera
dónde va.
Encontrarte por sorpresa
y cruzar unas palabras
como dos que por primera vez
se ven,
un pasillo interminable,
un minuto que es un siglo
y saber que estás muy solo
tú también.
Fatalidad,
el amor es fatalidad,
aunque a veces parezca el camino
de la felicidad.
Discutir después un día
sin saber por qué razones
y marcharme sola
a cualquier ciudad,
frecuentar otros lugares
pretendiendo divertirme
y encontrar tan sólo humo
y nada más.
Ir un día a una iglesia
y encontrarte arrodillado,
preguntarme si de veras
eras tú,
he notado que rezabas,
que tal vez por mí rogabas,
he llorado y he sentido
gratitud.
Fatalidad,
el amor es fatalidad,
aunque a veces parezca el camino
de la felicidad.
Para el fin siempre es temprano,
para amarse nunca es tarde,
y por suerte en el amor
no hay edad,
viene cuando no lo esperas
y de pronto se te esfuma
pero ha veces llegará
a la eternidad.
Fatalidad,
el amor es fatalidad,
aunque a veces parezca el camino
de la felicidad.