lunes

RODRIGO/A DONDE VAS PILAR

A esa cafetería
los días laborables
derramando alegría
va Pilar por las tardes;
con sus ojos de ángel
y su pelo castaño
viene de esa oficina
desde hace casi un año.
El joven camarero
se superó en su rito
de servir el café
desde que Pilar vino,
e imagina un romance
que mantiene en silencio
y yo finjo que bebo,
obsevo, escribo y pienso...
A dónde vas Pilar
yo también te vigilo
a dónde vas Pilar
por ti también suspiro,
a dónde vas Pilar
qué será de esta calle,
no quiero ni pensar
el día que te marches.
Una inquieta esperanza
aletea en la brisa
cuando Pilar saluda
con arpegios de risa;
abriéndole ventanas
a un deseo dormido
con su cuerpo de diosa
que insinua el vestido...
tal vez se ha dado cuenta
que nos tiene embobados
que nos tiene prendidos
de la flor de su encanto...
ingenuo camarero,
absurdo parroquiano,
ya van quedando pocos
como tú y yo románticos.
A dónde vas Pilar
yo también te vigilo
a dónde vas Pilar
por ti también suspiro,
a dónde vas Pilar
qué será de esta calle,
no quiero ni pensar
el día que te marches.
A dónde vas Pilar
yo también te vigilo
a dónde vas Pilar
por ti también suspiro,
a dónde vas Pilar
qué será de esta calle,
no quiero ni pensar
el día que te marches.
A dónde vas Pilar...